7 Tips sobre como ser Asistente y llegar espléndido al Verano!

Si querés inyectarte en el mundo laboral, quizás es tiempo de tener la honorable experiencia de ser ¡ASISTENTE!

Si querés inyectarte en el mundo laboral, quizás es tiempo de tener la honorable experiencia de ser ¡ASISTENTE!

Claro que al instante se nos vienen ideas de gente que nos tira café hirviendo a la cara al grito de «¡TE PEDÍ UN TÉ, ESTÚPIDO!» pero son leyendas urbanas (en realidad se tira al pecho para que no deje marcas). Entonces ¿vale la pena ser Asistente? Acá les dejo 7 impresiones sobre el genial universo de esto que llamamos ¡ser un asistonto!

Nº1 – MI CASA, MI PROYECTO, MIS REGLAS.
Tengo que reconocer que las pocas veces que fui Asistente di asco. ¿Por qué? Por que para ser un buen asistente hay que estar concentrado en la visión del otro, ya sea Fotógrafo, Diseñador, Productora de Moda, etc. Y lo que a mi me pasaba era que al no ser MI idea, me chupaba un huevo. Sincericidio, si. Porque si bien la opinión y las ideas del Asistente son valoradas (por algo es parte del Team) al final del día, la idea es de otro, y eso a mi me mataba (soy muy territorial, orino en mis ideas…) Entonces lo que hay que hacer (que yo no hacía) es sintonizar con la persona que esté a cargo y remar en la misma dirección. Mis mejores Asistentes, que en paz descansen, fueron los que se copaban con mi delirio y me ayudaban a potenciarlo. Siempre me apoyé mucho en ellos porque confiaba en su criterio y en su gusto. Pero era mi idea. ¡BOOM! Bye

Nº2 – SE CUELGAN DE MIS ATRIBUTOS……
También está la posibilidad de que un «Jefe» se aproveche de las capacidades creativas de un joven Asistente . Esto pasa cuando el «Jefe» tiene muchos años de laburo encima, está un poco harto de todo y vampiriza a Asistentes llenos de ideas frescas y no coaguladas ¡Vade Retro! Igual quien sabe, quizás al Asistente le copa que sus ideas tomen forma y las brinda de buena gana. Esto se puede deber a un Edipo no resuelto, o a un principio de Síndrome de Estocolmo. Who cares? 

Cuidado, tiene un café y sabe usarlo…

 
Nº3 – EXPERIENCIA RELIGIOSA
Ser Asistente es remar el ritmo del tambor; usualmente tocan las tareas menos importantes, las más rutinarias y mecánicas. Pero cuando es la primera vez que las estás haciendo ¡es genial! La experiencia de estar en un set con todo el equipo viendo como se hacen las cosas es un entrenamiento fenomenal. En el futuro, uno puede decidir si esa forma es la mejor o si prefiere desarrollar una propia. Ya hay jurisprudencia de como se puede hacer, y eso vale oro.¡Caso cerrado!

Nº4 – LA PLATA ES LO DE MENOS
Chicos, ser Asistente es ser pobre. Es una etapa de trabajo y aprendizaje pero de poca plata. Yo la recomiendo para gente de entre 18 a 25 años, que vivan con los padres, tengan un trabajo de fin de semana o que sean ricos. Un asistente en una Editorial no hace plata y en un Test menos aún. Es en las campañas y en las publicidades donde se puede hacer una diferencia porque los presupuestos son mayores. Por supuesto no hay una tabla de cuanto cobra un Asistente, así que es algo que tienen que coordinar con su esclavista. Y es casi imposible hablar de un sueldo estimado, porque se trabaja casi siempre freelance, sin saber cuanto se va a ganar por mes. Si enganchas con un profesional con mucho flujo de trabajo y buenos clientes, es más probable que ganes un poco mejor, pero así y todo es un tiempo de fideos con manteca. ¡Pensá que al verano llegás espléndida!

Cuidado, tiene un celular y el hambre la vuelve peligrosa…


Nº5 – NO PAIN, NO GAIN
La verdadera ganancia del Asistente de Foto es ver los trucos de su «jefe» ao vivo: seteo de luces, tips de retoque, dirección de modelos, manejo de equipos. Y en el caso del Asistente de Producción, son los contactos: poder ir a las marcas, las agencias de prensa y los diseñadores, saber con quien hablar y que te conozcan; igual con las agencias de pelo y make up y con las de modelos. Es la mejor forma de armarte una agenda de contactos fuerte. ¡Vinculiemonos!

Nº6 – CASA, TELÉFONO, CLIEEEEENTE…
No es una tarea fácil el contacto con los clientes: usualmente son demandantes, o un poco bobos o lisa y llanamente garcas. Para alguien que recién comienza puede ser un desafío. Por eso esta bueno aprender este know how de un profesional fogueado antes. Ver como se pelea un presupuesto, como se marcan límites, como se sale de una situación compleja o cómo se prende fuego a un cliente.

Cuidado, tiene un cenicero y está cargado…


Nº 7: NADA ES PARA SIEMPRE
La etapa de Asistente no puede durar mucho. Con el tiempo lo que era nuevo y atractivo pierde el misterio y comienza a ser una carga. Cuando esto sucede el dinero que se gana resulta poco y la relación puede ponerse tirante. Es momento de partir a buscar nuevos horizontes, quizás con un «jefe» diferente o, mejor aún, de lanzarse a una carrera propia. Siempre estará la posibilidad de volver para hacer un trabajo que pague bien, pero volver como el Asistente Estrella, el que va a cobrar mejor porque ya sabe como es el asunto.

I’m back BITCHES!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Envianos tu consulta
Powered by